Quique los guía

En la previa del encuentro con Defensa, el entrenador Enrique Hrabina analiza al rival y nos cuenta todos los detalles. A empezar el 2009 con el pie derecho...

Por Leandro Saltamerenda

Rechazó ofertas muy importantes para quedarse en el CALA. Desde que asumió allá por octubre del año pasado se puso un objetivo y quiere cumplirlo. Dejar al Milrayitas en la B Nacional es su deseo y el de todo el plantel. Ya no importa lo que pasó; ahora hay que pensar en lo que se viene. Y, en el futuro inmediato de Enrique Hrabina y su Los Andes está Defensa y Justicia, un rival complicado, a pesar de su flojo cierre de 2008. Para Quique y todo el pueblo de Lomas es de suma importancia conseguir una victoria. En esta entrevista, el entrenador del Rojo vive la previa y nos cuenta todas sus sensaciones.


¿Cómo ves a Los Andes de cara a la reanudación del torneo?
Estamos bien, enchufados, muy comprometidos en la situación que nos encontramos y con muchas ganas de salir adelante. Cada uno puso lo máximo sí para prepararnos de la mejor manera y ahora es el momento de poner en práctica aquello que se trabajó. Todo lo que estuvo de nuestro lado se hizo y vamos a dejar hasta la última gota, tanto el cuerpo técnico como los jugadores, con el apoyo de los dirigentes y la gente, para lograr el objetivo que nos propusimos.


Se hizo una buena pretemporada y se terminó invicto en los amistosos, ¿cuánto influyen estos detalles a la hora de salir a la cancha?
Eso siempre es importante para que el grupo logre seguridad, confianza. Pero la verdad va estar cuando ruede la pelota. Nosotros estamos con toda la confianza del mundo, aunque también sabemos que va a ser complicado y muy difícil. Nos hemos preparado conscientemente como para afrontar de la mejor manera lo que viene.


Esta vez vas a llegar al primer partido del año con casi todos los jugadores a tu disposición…
Sí, solamente el caso de Bogao, que tuvo un entorcis de rodilla en una práctica. Los demás en óptimas condiciones. Tal vez, Acosta Cabrera está un poco espaciado del grupo, porque tuvo esa molestia en el gemelo. Pero la gran mayoría está en buen nivel y trataremos de poner lo mejor que tenemos en la cancha. Y, después, lógico, con el resto del plantel a la expectativa si hay que hacer alguna variante.


¿Cómo se adaptó el equipo al nuevo esquema?
La verdad que quedé conforme. Los amistosos que lo probamos, el funcionamiento fue muy bueno y vamos a apostar de movida al sistema. Eso no quiere decir que nos vayamos a atar a este dibujo. A veces, hay que ver las circunstancias y las necesidades del rival.


Cuando terminó el 2008 se lamentaron algunos puntos perdidos en el Eduardo Gallardón, ¿es una presión extra para jugar con Defensa?
No, acá la presión es la autopresión, la que todos nos ponemos para hacer las cosas bien. Por supuesto, que de local pretendemos mejorar la performance que tuvimos la rueda anterior, pero tampoco podemos perder el equilibrio. Está pasando más seguido que los visitantes juegan con mayor tranquilidad. Hasta nosotros, hemos sacado buenos resultados fuera de casa. Eso te marca, que, a veces, la desesperación de conseguir puntos de local te termina jugando en contra.


Y, ¿cómo ves al rival? ¿Dónde creés que se puede hacer fuerte?
Seguramente van a traer un planteo conservador de primera instancia y según cómo venga el resultado lo pueden llegar a modificar. Pero es un equipo que trata muy bien la pelota y no creo que se arriesguen a especular demasiado. Tomar sus recaudos no quiere decir que se van a meter atrás. Nosotros tenemos la obligación de ganar, aunque con la certeza de que lo debemos hacer en los 90 minutos que dura el partido.


Como guía y cara visible del grupo, ¿qué se le puede decir a la gente de Lomas?
Uno siempre pide apoyo. El apoyo de la gente es importantísimo. Los Andes tiene una gran convocatoria y si es favor va a ser en desmedró del visitante. Nosotros debemos tener a la gente brindando su espalda, sabiendo que los muchachos tratan de hacer lo mejor. Acá dimos muestras suficientes como para decir que en estas circunstancias estamos poniendo el hombro. Muchos jugadores tuvieron la oportunidad de irse y se quisieron quedar. Y, nosotros como cuerpo técnico también tuvimos esa chance de poder elegir e irnos a equipos que estaban con objetivos para ascender. Sin embargo, estamos acá, afrontando esta situación de la mejor manera y contentos, porque estamos todos muy comprometidos. Queremos dejar a Los Andes en esta categoría y estamos seguros de que lo vamos a hacer.


Jueves 12 de Febrero de 2009 | Fútbol Profesional

subir