Otro equipo para creer

Entrevista con Roberto Fernández y Gabriel Denava, los prepadores físicos del plantel. Nuestros profes nos cuentan todos los detalles de la pretemporada y sus esperanzas para el reinicio del torneo. Unos ídolos...

Por Leandro Saltamerenda

A pocos días de comenzar nuevamente la competencia, ¿cuáles son las conclusiones de esta pretemporada?
Roberto Fernández: En principio muy buena, porque se lograron los objetivos de máxima. De arranque se planificaron los volúmenes de trabajo e intensidades, y se cumplieron las expectativas, que no siempre pasa. Los otros signos positivos fueron la buena relación en el grupo y que no tuvimos lesiones musculares. Eso es muy importante, no sólo por la lesión en si, si no porque parar al jugador dos o tres días por una sobrecarga es perder tiempo de trabajo. Los problemas de Acosta Cabrera y Bogao fueron casos traumáticos y no obedecen a las cargas de entrenamiento. Nosotros nos habíamos propuesto llegar a la fecha de los amistosos con la mayoría de los futbolistas en igualdad de condiciones, y poder contar con todos ellos vale mucho.


Debe ser muy gratificante para ustedes que gran parte del plantel haya manifestado públicamente una admiración especial por el esfuerzo realizado…
Gabriel Denava: Sí, el balance de la satisfacción pasa más que nada por el tema de las lesiones. Para nosotros fue fundamental que ellos se hayan adaptado y tolerado las cargas de trabajo. Eso es clave; habla de que están muy bien de la cabeza y siguen compenetrados es eso.


Este grupo siempre se caracterizó por la buena predisposición al trabajo y el querer mejorar…
RF: Ellos están concientizados de lo que tienen que hacer para seguir mejorando. Nosotros hablamos de objetivos grupales y objetivos personales de cada uno. Si nosotros hacíamos lo que teníamos que hacer seguramente a Los Andes le va a ir bien en la categoría. Eso va a generar un crecimiento profesional para todos, es decir cuerpo técnico, médicos, jugadores, dirigentes y también en forma institucional. Entonces con ese mensaje, ellos saben que hay un bien común: defender la camiseta del club.


A veces no es bueno individualizar, pero ¿hay algún futbolista que te sorprendió en esta pretemporada?
GD: Sorprender, me sorprendieron todos. Pero si tengo que elegir a alguien para destacar ese es al Beto Yaqué,  porque tiene muchísimas pretemporadas encima. Es un ejemplo como persona y como jugador. Vos siempre lo vas a ver adelante; nunca se quiere bajar. Nosotros y el mismo sabíamos que tal vez le podía costar. Fue un desafió y lo logró. Realmente es para imitar, ya sea para los más chicos como para sus demás compañeros.

Y en el otro extremo, ¿cómo vieron a los chicos que fueron promovidos a Primera? Tal vez no venían con un trabajo físico tan exigente, ¿cómo se adaptaron a ese cambio?
RF: Algunos habían tenido su roce con la Primera y otros no tanto. Se les dio un trabajo especial para el periodo vacacional y se nota que lo hicieron. Se nota que están bien predispuestos y con buenas condiciones. El tema es seguir trabajando. Ellos se estaban entrenando con Sergio (por Sergio Di Bartolo) en el Selectivo y es muy importante. Seguro que hay muchas cosas por corregir, como la alimentación, ver los tiempos de cada uno, que chances tienen de ir al gimnasio. Pero, a su vez, sabemos que son chicos y tenemos que ir de a poco.


Antes de licenciar al plantel, ustedes repartieron rutinas especiales para que cada uno realice en forma individual, ¿eso fue la base del trabajo hecho en Santa Teresita?
GD: Sí, darles los trabajitos a nosotros nos sirvió, pero también fue clave la actividad previa al viaje. Esa semana y media que estuvimos acá sacamos un diagnóstico muy válido para conocer las intensidades que después manejamos. Evidentemente, ese plan fue cumplido y con esos 10 días posteriores nos demostraron que el grupo estaba para mucho. Por eso pudimos establecer cargas muy fuertes.


Siempre hay cosas por mejorar. ¿Sienten que quedó algo en el tintero?
RF:
No, lo lógico es que el equipo se va a soltar a medida que vayan pasando los días. Ahora vamos a seguir haciendo hincapié en la velocidad y la potencia. Y, en lo futbolístico también quedamos muy contentos. No viendo solo la parte técnica-táctica, si no basándonos por el aspecto físico en el partido. Si bien mucho de los rivales no fueron lo duro que tenían que ser, vos analizas al jugador cómo se está movimiento y quedás muy conforme.


Una de las características de esta pretemporada es que se le dio mucha importancia al trabajo con pelota desde el principio. Hoy en día eso no es tan común…
GD: Son maneras de trabajar; no hay mejores ni peores. La actividad, nosotros la organizamos entre todo el cuerpo técnico y nos pareció coherente y positivo estar en contacto con pelota desde el primer día.


Y, ¿cómo está Los Andes de cara al reinicio del torneo?
RF: Estamos muy bien. Yo creo que vamos a safar. Esa es la idea y el gran sueño que tenemos todos. El compromiso está asumido, sea del técnico, la dirigencia, de cada uno de los jugadores. Acá hubo chicos que recibieron ofertas mejores y no se quisieron ir. Lo mismo le pasó a Quique. Entonces cuando vos ves esas cosas te das cuenta de que hay muchas ganas de sacar adelante la situación. Así que queremos que los hinchas confíen ciegamente en este plantel. Van a dejar la vida en cada partido. Si todos decidimos quedarnos en este club es porque sabemos, creemos y estamos convencidos de que podemos dejar a Los Andes en esta categoría.

 

Jueves 5 de Febrero de 2009 | Fútbol Profesional

subir