Apostillas

Mucha alegría para festejar el primer gol de Tomasini en Los Andes, mientras Salinas y Linas no se pierden pisada. En tanto, la Araña Broin contaba sus viejas anecdotas desde la platea, cuando el pibe Turraca sumaba minutos y confianza...

 

Por Pablo García

PERSEVERA Y TRIUNFARÁS: Gaby Tomasini tuvo su premio después de 15 partidos, al llegar a su primer gol en Los Andes y, por su puesto, fue de cabeza, su arma letal. Cuando el equipo era un torbellino, un descuido fatal de la defensa local dejó al 2 de Los Andes solo para que la pusiera junto al palo. Tras el triunfo en Gualeguaychú, Tomasini insistió que “este rendimiento de visitante es contrario a todos los planteos previos a realizar un campaña en Nacional B, ya que salir de casa siempre es mucho más duro”. Ahora, comentó que hay una “necesidad imperiosa del equipo” de regalarle los tres puntos a su gente en casa, donde cosecharon pocas unidades. “De local en muchos momento fuimos superiores a los rivales pero no tuvimos la contundencia necesaria. Será fundamental que contra Villa Dálmine quedarnos con el triunfo para terminar lo más arriba posible al final del torneo”, aseveró.

NO SE PIERDEN PISADA: Con apenas 10’ de juego, Matías Linas alcanzó a Rodrigo Salinas para que lleguen ambos a un total de 4 cada uno en el actual torneo, al sumar nuevos tantos en el partido. Sin embargo, el Polaco declaró: “Por suerte volvimos los dos al gol. Además el Colo (Sosa) jugó un partidazo. Estar todos en un nivel alto es importante para obtener buenos resultados, más allá de los goles individuales”. Por su parte, Salinas destacó que habían “tocado fondo en el rendimiento colectivo” y en este partido hicieron valer “la actitud  y la garra para luchar todas las pelotas y embocar las situaciones creadas”.

BAUTISMO SAGRADO: Si bien ya había debutado a principios de 2015, Gustavo Turraca saltó por primera en el equipo inicial de  Los Andes, para conformar una buena actuación con mucha entrega y sacrificio en su segundo partido oficial con la Mil Rayitas. “Hay que elegir el momento para que los chicos vayan debutando y por suerte lo hizo bien, como durante la semana. El gran desafío es sostener el buen rendimiento en el tiempo”, sentenció el entrenado Felipe de la Riva. Y mientras sus compañeros lo cargaban cuando daba declaraciones, el pibe nacido de las inferiores dijo entre risas: “Saben que me dan vergüenza hablar y me matan”. “En lo personal estoy muy bien porque mis compañeros me dan mucha confianza. Seguiré trabajando en la semana para que el técnico me tenga en cuenta de local, donde ojalá podamos sacar un buen resultado”, contó Turraca, quien tiene la firme esperanza de ser nuevamente convocado. Aunque su salida en la camilla estuvo cargada de tensión especialmente provocada por Fabricio Lenci, quizas sus nevios estaban relacionados con una mala tarde, quien no quería que el médico Damián Plamara atendiera al pibe en la cancha...

UNA ARAÑA EN LA PLATEA: No solo estaba en cancha Matías Machesini como un jugador que vistió ambas camisetas (Juventud Unida y Los Andes) o Ricardo Villalba desde fuera, sino que la historia se hizo presente: Estanislao Ramón Broin, quien fue uno de los tres arqueros que participó en el segundo ascenso del Milrayitas a Primera, inclusive de la campaña de 1968. “Cuando me trasladé a Buenos Aires, viví muchos anos cerca de la cancha de Los Andes, club al que le tengo mucho cariño por los hermosos recuerdos y al gran plantel que pertenecí”, dijo la Araña Negra, apodo ganado porque fue el primer arquero que usó guantes en Gualeguaychú y siempre entraba a la cancha vestido de negro, haciendo alusión al arquero ruso Yashin. Tras ser campeón con Deportivo Español (1967) y regresar a Banfield, Broin fue llevado por el propio Alfredo Palacios a nuestro club y tuvo su primera prueba en Los Andes en cancha de Platense junto a Menutti: “Quedamos los dos, junto a Barboza”, aclaró y así fue partícipe de la reserva campeona de 1967 y conseguió el ascenso a primera. “Teníamos un gran plantel donde brillaban Verteiko, Cardacci, Pallares, el Loco Sianda, Pereyra, Zárate y Da Gracca, entre otros. Aquel equipo era bárbaro”, manifestó. El arquero que atajó en Juventud, la selección de Gualeguaychú y, luego de Los Andes, tuvo un exitoso paso por Racing de Córdoba, con inclusive coronación y título. Otro que estuvo en cancha fue Gustavo Ruiz Díaz, quien se acercó para saludar a sus ex compañeros. El corazón del Toro siempre tira para Lomas…

ROMPE RACHAS: Los Andes volvió a sumar tras tres derrotas consecutivas y justamente con una cifra en su haber que nunca había alcanzado en el actual torneo: 3 goles a favor. Sin embargo, hay una que por suerte no se ha roto: ni en Achirense (la pasada temporada), ni en Gualeguaychú, Juventud Unida pudo contra el equipo de Lomas, que se llevó todas las unidades de Entre Ríos.

EN PENITENCIA: La parcialidad local se quedó con todos los sectores de la cancha y no quedó espacio para los dirigentes de Lomas. Así finalizaron estos siguiendo las acciones del equipo desde lo alto de las ventanas del gimnasio de Juventud Unida, detrás del arco norte, mientras en la platea se escapó más de un grito de gol, especialmente en el definitivo 3-1.

 

Domingo 8 de Mayo de 2016 | Fútbol Profesional


subir